¿Qué es un Ciudadano Naturalizado?

Convertirse en ciudadano estadounidense es una de las decisiones más importantes que puede tomar un inmigrante en su vida.

La ciudadanía es el vínculo común que une a las personas e ideales, las garantías, derechos y libertades de la Constitución de Estados Unidos.

Obtener la ciudadanía es posible a través de dos formas. Por adquisición, a través de padres estadounidenses al nacer y antes de cumplir los 18 años; y por naturalización, cuando un extranjero se convierte en ciudadano estadounidense.

Por definición, un ciudadano naturalizado es una persona que nació en otro país y, después de cumplir ciertos requisitos, se convirtió en ciudadano de Estados Unidos.

A diferencia del ciudadano natural, el naturalizado obtiene la ciudadanía tras aprobar el proceso de naturalización y recibir autorización del gobierno estadounidense.

Para volverse ciudadano, la persona extranjera debe presentar una solicitud de naturalización, haber sido residente permanente de los EE.UU., tener buena conducta moral y aprobar el examen de ciudadanía.

En términos generales el proceso lleva varios años en completarse.

Al final, si la persona aprueba todos los requisitos, recibe autorización del gobierno y de las autoridades migratorias y en una ceremonia de naturalización recibe su certificado que lo identifica como ciudadano de Estados Unidos.

¿Cuál es la diferencia entre nacionalidad y naturalización?

En ocasiones, algunas personas usan ambos términos como sinónimos y, aunque las dos palabras están relacionadas con la ciudadanía, cada una se refiere a un contexto específico.

La nacionalidad es el vínculo que une a una persona con un Estado, el cual le otorga la condición de ciudadano de ese país en donde ha nacido, le ha sido transferida por sus padres o concedida mediante la naturalización.

La naturalización, por su parte, es la admisión de una persona extranjera a un país como si fuera originario de allí, a quién se le conceden los derechos y deberes de los ciudadanos nacionales de ese país.

En el caso particular de los Estados Unidos, cuando alguien se naturaliza se somete a un proceso por el cual le otorgan la ciudadanía a un extranjero después de haber cumplido una serie de requisitos establecidos por el Congreso.

Para tener en cuenta

Recuerde que existen varios caminos para convertirse en ciudadano estadounidense, las más comunes son:

  • Haber sido residente legal permanente por 3 o 5 años, según corresponda
  • Casarse con un ciudadano(a) estadounidense
  • Ser hijo(a) de un ciudadano estadounidense
  • Ser miembro activo de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos
  • Ser familiar de un miembro activo de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos.

Ser ciudadano estadounidense no es solo una gran responsabilidad, sino también uno de los más altos honores a los que se puede aspirar.

Y usted, ¿ya inició el trámite para naturalizarse?

Si no lo ha hecho, consulte con su abogado de inmigración para iniciar el proceso cuanto antes.

En Quiroga Law Office, PLLC, estamos dispuestos a asesorarle en los trámites migratorios que usted y su familia requieran.

No dude en contactarnos, nuestro equipo de abogados tomará su caso y le acompañará durante el proceso.

Solicite una consulta aquí, o comuníquese con nosotros al (509) 414-7985.