Se anunció la reducción de la cuota anual de refugiados en Estados Unidos para el año fiscal 2019

En el momento en que muchos países entran en crisis, donde sus ciudadanos salen de sus tierras natales en búsqueda de nuevas oportunidades, queriendo huir de la violencia y la pobreza, se da un drástico ajuste en el número de refugiados en Estados Unidos. Este lunes fue anunciado por el gobierno del presidente Donlad Trump que se reduciría aún más la cuota de refugiados en un 33% para el año fiscal 2019, pasando de 45,000 a 30,000, el secretario de Estado, Mike Pompeo fue quien anuncio la decisión en un comunicado oficial de la casa blanca.

 

Aunque la declaración ya confirmada es estremecedora, ya había sido pronosticada, por ejemplo, a principios de agosto el diario The New York Times había anticipado que la Casa Blanca estudiaba una nueva reducción del número permitido de refugiados, siendo esta una de las tantas promesas de campaña de Trump en el 2016. El gobierno predecesor alcanzo a ofertar 85,000 cupos por asilo en un año fiscal, pero el 29 de septiembre del año pasado Trump lo redujo a la actual cuota de 45,000, el cupo más bajo desde 1980, se nota un claro desbalance entre gobiernos lo que da espacio para pensar en donde queda la continuidad entre partidos y gobiernos.

 

Stephen Miller, un polémico funcionario y miembro del grupo de asesores del presidente Trump en temas migratorios, autor de las principales políticas antiinmigrantes, entre ellas la de ‘tolerancia cero’, fue destacado con su papel clave en la drástica reducción de asilados en 2017, que lo llevó a enfrentamientos con los secretarios de Seguridad Nacional, Estado y de Defensa. Analistas en el tema y grupos activistas de los derechos migratorios en Estados Unidos, temen que la reducción en el cupo de asilados no sea la única estrategia, debido a que en abril el fiscal general, Jeff Sessions, anunció instrucciones a los jueces de inmigración para que desestimen peticiones basadas en violencia doméstica, pese a que se ha construido por 15 años un concepto de violencia domestica como causa de asilo dentro de los grupos sociales vulnerables, y validado por tres secretarios de justicia como una de las cinco razones de asilo, en resultado de lo anterior, la comunidad migrantes y las organizaciones que respaldan a estas personas entran en alerta ante cualquier nuevo anuncio.

 

Algo que es certero y no da lugar a la especulación es que, en el proceso para ser considerado como refugiado interactúan varias organizaciones, entre ellas, el gobierno de Estados Unidos, que coordina sus recursos entre la oficina del USCIS y el Departamento de Estado, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), agencia que obtiene los datos iniciales del extranjero solicitante de la protección. Es por esta razón que un trámite de asilado es un largo camino, debido a que, cualquier persona que quiera ser considerada como refugiado debe primero visitar una oficina del ACNUR, y será esta institución que envía la información a un centro de apoyo de reasentamiento creado por el Departamento de Estado (DOS), el que se encarga de entrevistar al peticionario y envía luego la documentación al Programa de Admisión para Refugiados de EEUU, en esta última etapa seria el USCIS quien dirige el proceso.