¿Para qué sirve declararme en bancarrota?

La bancarrota es un proceso legal mediante el cual un deudor puede ser exonerado de todas o algunas de sus deudas. Por tanto, la bancarrota puede ser una herramienta muy útil para aquellos que tienen deudas pero cuya situación financiera les impide pagarlas.

La ley de bancarrota está estipulada en el Título 11 del Código de los Estados Unidos. Hay varios capítulos dentro de este Título 11 en los que se ofrecen herramientas para aliviar a los deudores.

Uno de los primeros beneficios que obtiene alguien que busca declararse en bancarrota es el llamado automatic stay o bankruptcy stay, que en español se conocen como la suspensión por bancarrota o suspensión automática.

A este beneficio se accede automáticamente cuando se hace una petición para declararse en bancarrota.

El beneficio consiste en que, con ciertas excepciones, los acreedores deben detener inmediatamente cualquier acción encaminada a cobrarle dinero a quien está haciendo la petición de bancarrota. En otras palabras, si estás cobijado por el bankruptcy stay, no podrán llamarte para cobrarte, no podrán embargar tus bienes ni expropiártelos como parte del proceso de cobro.

Automatic stay aplica para todos lo tipos de bancarrota contemplados en el Título 11. Sin embargo, cuando se trata de bancarrota para individuos, hay dos Capítulos de especial importancia en el Título 11: el Capítulo 7 y el Capítulo 13.

En este texto examinaremos algunos de los requisitos para aplicar a bancarrota por el Capítulo 7.

Quien se declara en bancarrota por el Capítulo 7 puede acceder al beneficio de que le sean perdonadas todas sus deudas en un periodo que normalmente es de tres o cuatro meses.

Sin embargo, existen deudas que NO son cobijadas por el Capítulo 7:

  • Los préstamos para estudio.
  • Las obligaciones de manutención para los hijos.
  • Algunos impuestos.
  • Las multas adquiridas por actos criminales.

Las deudas que sí son perdonadas total o parcialmente por la bancarrota son las de tarjetas de crédito, préstamos personales y deudas por servicios médicos, por ejemplo.

Conoce nuestro equipo: Abogados de Inmigración y Personal Jurídico

Para acceder al beneficio de bancarrota por el Capítulo 7 hay que demostrar que los ingresos familiares están por debajo de cierto nivel. Los ingresos familiares se refieren a la cantidad de dinero que ganan en conjunto los miembros de una familia.

En este punto, es importante aclarar que se debe examinar con cuidado el concepto de “familia”, pues no sólo se refiere a lazos de consanguinidad o de estatus marital.

Por ejemplo, si dos personas viven juntas, puede que se las considere como una familia, aunque no estén casadas y no paguen impuestos de manera conjunta.

Las cifras por las cuales deben estar los ingresos familiares para aplicar a bancarrota varían en función del número de miembros de la familia de la siguiente manera:

  • 1 miembro: $67,511.00 anuales.
  • 2 miembros: $80,251.00 anuales.
  • 3 miembros: $92,528.00 anuales.
  • 4 miembros: $107,481.00 anuales.

Para familias de más de 4 miembros, se debe adicionar 9,000 dólares por cada miembro adicional.

Además de demostrar ciertos ingresos, hay otros requisitos para aplicar, uno de ellos es que no se puede haber aplicado a bancarrota en los últimos 7 años.

Si no estás seguro de si clasificas para declararte en bancarrota, te recomendamos que consultes con un abogado. En Quiroga Law Office tenemos amplia experiencia en esta área y podemos ayudarte.