No tengo dinero, ¿qué hago con mis deudas?

¡No te preocupes! Esto tiene solución. Ahora te preguntarás: ¿Cuál es la solución? Pues nada más y nada menos que declararte en bancarrota.

La bancarrota es un proceso legal que te permite administrar o liquidar tus facturas, dándote así la oportunidad de tener un “nuevo comienzo” según lo dispuesto por la ley de los Estado Unidos.

Además, es un derecho legal que todos tenemos.

Si vives en Estados Unidos ya tienes el primer requisito para poder declararte en bancarrota, pero adicionalmente debes cumplir otros requerimientos más.

Por ejemplo:

  1. Debes tener menos de ciertos ingresos brutos. Esto incluye los ingresos de tu esposa/o y tus hijos.
  2. Identificar la última vez que te declaraste en bancarrota. Esto depende del artículo al que se desee aplicar.
  3. Colaterales existentes.

Ahora, lo que necesitarás y tendrás que hacer para aplicar es:

  1. Una petición.
  2. El matrix de los acreedores.
  3. Listados ABC de la A a la J (aquí se encuentran nuestros activos).
  4. Debemos asistir a una reunión de acreedores, llamada 341.
  5. Por último, debemos esperar la descarga de la deuda por parte del juez.

La ley de bancarrota se encuentra estipulada en el Título 11 del Código de los Estados Unidos, el cual contiene varios capítulos. De especial interés son el Capítulo 7 y el Capítulo 13, que son los más comunes y conocidos, y le siguen en importancia para el tema de bancarrota los Capítulos 11, 12 y 15.

CAPÍTULO 7 – QUIEBRA DIRECTA O QUIEBRA DE LIQUIDACIÓN (Resumen parcial)

El capítulo 7 se conoce como “liquidación” porque sus activos no exentos se liquidan (se convierten en efectivo) para pagar parte de sus facturas pendientes. La mayoría de las personas que se declaran en bancarrota por el Capítulo 7 no tienen activos exentos para la venta y, si ese es el caso, no hay venta real de bienes.

Es un proceso de 4 meses aproximadamente, en el cual se protege al acreedor de llamadas de cobro. Para ser calificable por este capítulo se tienen en cuenta los ingresos familiares.

Debemos tener en cuenta que hay ciertas deudas que no son perdonadas, y otras que son perdonadas contra la persona, pero no contra el colateral.

Si has aplicado a bancarrota, debes esperar 8 años para poder aplicar nuevamente bajo el Capítulo 7.

CAPITULO 13 – AJUSTE DE DEUDAS (Resumen parcial)

El Capítulo 13 se considera una forma confiable de pagar tanto como puedas en tus facturas. Un caso del Capítulo 13 comienza con la preparación y presentación de tu petición de bancarrota. Inmediatamente después de la presentación, el tribunal de quiebras notificará su caso de bancarrota a todos sus acreedores.

Después de eso, tu caso será asignado a un administrador de bancarrota, quien revisará tu caso.

En la mayoría de los casos, el tribunal de bancarrota también emitirá una orden de suspensión automática, la cual le prohíbe a la mayoría de tus acreedores cobrar las deudas, embargar el automóvil o cualquier otra propiedad y comenzar o continuar cualquier acción legal en tu contra mientras el caso de bancarrota esté pendiente.

Hay que esperar 5 años para poder aplicar nuevamente para bancarrota bajo el Capítulo 13.

Si tienes alguna duda sobre bancarrota o quieres iniciar tu aplicación, no dudes en contactarnos, con mucho gusto, en Quiroga Law Office, PLLC te brindaremos asesoría personalizada y acompañamiento en el proceso.