Diferencia y similitudes entre los términos “Hispano” y “Latino”

Hispanos y latinos

Actualmente, en Estados Unidos, estos términos a menudo se consideran categorías raciales de la misma forma en que también se usa “blanco”, “negro” y “asiático”. Sin embargo, las poblaciones que describen en realidad están compuestas por varios grupos raciales, por lo que su uso como categorías raciales es inexacto. Por esta razón, se desarrolla el siguiente artículo con el objetivo de aclarar las dudas que puede generar el uso de estos dos términos, para así lograr construir unas buenas definiciones de estos.

Conceptos básicos

Para empezar, ambas palabras son importantes como identidades para muchas personas y comunidades, y el gobierno los utiliza para estudiar a la población, hacer cumplir la ley, estudiar el crimen y el castigo, y los investigadores de muchas disciplinas para estudiar tendencias sociales, económicas y políticas, así como los problemas sociales. Por estas razones, es importante entender lo que significan literalmente, cómo el Estado los usa de manera formal y cómo esas formas a veces difieren en su uso social dado por las personas las usan. Los términos “hispano” y “latino” a menudo se usan indistintamente, aunque en realidad significan dos cosas diferentes. Mientras que “hispano” se refiere a personas que hablan español o que descienden de la población de habla española, “latino” tiene un significado un poco más complejo, ya que tiene una connotación geográfica e idiomática. Veámoslo a continuación.

¿Qué significa hispano y de dónde viene?

En un sentido literal, “hispano” se refiere a las personas que hablan español o que descienden del linaje de habla hispana. Esta palabra inglesa se desarrolló a partir de la palabra latina Hispanicus, que se dice que se usó para referirse a las personas que viven en Hispania, la Península Ibérica en la España actual, durante el Imperio Romano. Ya que “hispano” se refiere a qué idioma hablan las personas o lo que hablaron sus antepasados, se refiere a un elemento de la cultura. Esto significa que, como categoría de identidad, está más cerca de la definición de etnicidad, que agrupa a las personas con base en una cultura común compartida. Sin embargo, las personas de diferentes etnias pueden identificarse como hispanas, por lo que en realidad es más amplia que la etnicidad.

Usos prácticos de los temas

Desde 1970, en el Censo las personas autoinforman sus respuestas y tienen la opción de elegir si se identifican o no de ascendencia hispana o si desean ser censados bajo la categoría de latino. Debido a que la Oficina del Censo reconoce que “hispano” y “latino” son términos que describen el origen étnico y la ascendencia en un espacio geográfico, las personas pueden auto informar una variedad de categorías raciales, así como el origen hispano, cuando completan el formulario.

¿Qué significa latino y de dónde viene?

A diferencia del hispano que se refiere al lenguaje, “latino” es un término que se refiere a la geografía. Se utiliza para indicar que una persona es o desciende de personas de América Latina (Latinoamérica). Es, de hecho, una forma abreviada de la palabra “latinoamericano”, que, al igual que los hispanos, se refieren a la raza. Cualquier persona de América Central, América del Sur y el Caribe puede ser descrita como “latina”. Tanto dentro de ese grupo, como dentro de los hispanos, hay variedades de razas. Los latinos pueden ser blancos, negros, indígenas americanos, mestizos, mixtos e incluso de ascendencia asiática. No obstabte, “latino” también hace referencia al lenguaje, ya que se consideran como tal a las personas de lugares donde se hablan lenguas derivadas del latín, como el español, el portugués y el francés.

Términos no excluyentes

Entonces, los dos términos no son intercambiables porque no significan lo mismo. Los latinos también pueden ser hispanos, pero no necesariamente los hispanos son latinos. Por ejemplo, las personas de Brasil son latinas, pero no son hispanas, ya que el portugués, y no el español, es su idioma nativo. De manera similar, las personas pueden ser hispanas, pero no latinas, como las personas de España que tampoco viven o tienen linaje en América Latina. Y, de igual manera, una persona puede ser latina e hispana al mismo tiempo, como alguien nacido en México, que está ubicado en América Latina y en donde se habla español.